Archivo de la categoría: Opinión

CASTILLA Y LEÓN MERECE LA PENA

Carlos Martínez Mínguez Secretario General del PSOE de Soria Alcalde de Soria

Castilla y León merece salir del círculo vicioso de la falta de empleo, la emigración de los jóvenes y el abandono de los pueblos, en el que lleva sumida desde mucho antes de la crisis. El éxito político del PP se ha fundado sobre el fracaso económico y social de la Comunidad, expulsando a los jóvenes que llevan la semilla del cambio. Muchos de ellos hoy prefieren estar parados con expectativas en otras comunidades, que subempleados de por vida en su propia tierra.

Paradójicamente, esta situación permite al PP hacer un discurso triunfalista sin pudor sobre algunos de nuestros indicadores económicos y sobre la calidad de los servicios públicos, ya que la valoración que hace una población mucho más envejecida que la media nacional es, en general, menos exigente.

En las últimas décadas hemos perdido peso económico, demográfico y político en España, no se han corregido nuestros desequilibrios económicos internos y se ha ampliado la brecha demográfica entre provincias y comarcas. Las desigualdades territoriales hacen imposible aquí la igualdad de oportunidades para el conjunto de la ciudadanía.

El PP ha sabido imponer en esta Comunidad un discurso político de perfil bajo asociado a una acción de gobierno con apariencia de pura gestión administrativa, sin más contenido político que el agravio comparativo frente a otras CCAA y la elevación de cualquier responsabilidad al Gobierno de España mientras estuvo en manos socialistas. Este escenario deja al PSCyL-PSOE sin discurso político propio y a la ciudadanía sin la alternativa que equilibra el juego democrático y mejora la eficiencia de la acción de gobierno.

En las últimas elecciones autonómicas el PSCyL perdió uno de cada cuatro votos. El electorado de Castilla y León hace una valoración negativa de la gestión del PP, pero no confía en que nosotros pudiéramos hacerlo mejor. Ese es el reto que tiene ante sí el PSCyL-PSOE en su próximo congreso autonómico: armar un proyecto político y un discurso público que recupere la confianza de aquellos electores que nos dieron paulatinamente la espalda, y que  sepa ganarse la de nuevos votantes que saben que el del PP no es proyecto de Comunidad, sino una empresa partidaria al servicio de muy pocos.

El proyecto nuevo que necesita el PSCyL-PSOE solo puede partir de un compromiso sin componendas con Castilla y León. Con sus trabajadores, con la juventud que quiere vivir y trabajar en su tierra, con las personas mayores, con los agricultores y ganaderos, con los estudiantes y con la ciudadanía de cada uno de sus miles de pueblos.

EL PSCyL-PSOE tiene que tener un proyecto para que Castilla y León salga de la crisis económica bien posicionada y con capacidad para crear empleo en todas sus provincias y comarcas. Poner lo mejor de cada territorio, que es mucho, al servicio de la creación de empleo y la igualdad de oportunidades. Ese es el modelo de ordenación del territorio que reclaman los agentes económicos y sociales y los expertos, en el que la Junta tiene que asumir el protagonismo que obliga a la administración con más capacidad de gasto público en la Comunidad, sin pasar la patata caliente a los Ayuntamientos ni culpabilizar a los alcaldes y alcaldesas, concejales y concejalas, como está haciendo el PP, de su propia incapacidad para construir un proyecto de Comunidad en el que todos quepan, porque a todos beneficia.

¿Cuál es la alternativa de nuestro partido a la farsa de la Junta para dejar a los alcaldes como presidentes de comunidades de vecinos y crear un nuevo caciquismo rural para fortalecer su proyecto clientelar?

EL PSCyL-PSOE tiene que tener un modelo de desarrollo bien identificado para cada comarca y un proyecto de futuro anclado en la credibilidad de un equipo abierto y bien asesorado en cada municipio. Ese es el trabajo que hay que hacer partiendo del liderazgo de quiénes hoy se dejan la piel por el bienestar de sus vecinos en tantos pueblos de Castilla y León bajo las siglas del PSOE.

El apoyo a los responsables municipales tiene que partir de una organización interna eficiente, con una comarcalización de agrupaciones, que proporcione el tamaño necesario para el debate político y la fuerza suficiente para definir el proyecto territorial, articular el diálogo con las organizaciones y movimientos sociales, atraer nuevos afiliados y simpatizantes, y facilitar soporte político y técnico a los responsables institucionales en los ayuntamientos, mancomunidades y otras entidades.

La red territorial del PSCyL-PSOE tiene que ser, con el apoyo de la Comisión Ejecutiva Autonómica, un instrumento de fina sensibilidad social que permita al partido estar donde alguien con una necesidad o una causa justa nos necesite. Sean muchos o pocos, tenga o no repercusión mediática. La organización interna es ineficiente si sólo sirve a equilibrios orgánicos, y el partido solo ganará en confianza y credibilidad cuando mejore su capacidad de ser útil para la sociedad, especialmente para quienes no tienen más recursos para hacer valer sus intereses y necesidades.

El PSCyL-PSOE tiene que estar al lado de la ciudadanía, de los colectivos y organizaciones sociales, también de las empresas que apuestan por nuestra tierra. Y tiene que estarlo cada día y en todos los rincones de Castilla y León. Tenemos que ganar credibilidad entre los medios de comunicación, con una alternativa para cada necesidad, para cada conflicto, con una oportunidad para cada amenaza, con un proyecto para cada aspiración ciudadana. Pero sobre todo tenemos que ganar la confianza de la ciudadanía, hablando su propio lenguaje, porque sentimos sus mismos problemas y tenemos sus mismas aspiraciones.

No tenemos un problema de comunicación política. Tenemos un problema de proximidad y de identificación con nuestros conciudadanos. El discurso de la izquierda de Castilla y León no puede ser otro que el de los hechos: estar en todos sitios y tener explicaciones y respuestas para los problemas estratégicos de Comunidad y de cada ciudad y territorio. Primero acompañar, después apoyar y más tarde implicar en el proyecto colectivo que hemos de construir con un liderazgo colegiado e integrador, capaz de fortalecerse con el talento de todos los y las progresistas de Castilla y León. El camino de la confianza no es sencillo y la respuesta no es el marketing político, sino el compromiso y no de un día.

Nuestra preocupación, como la de toda la ciudadanía, es el empleo. Y sabemos que la respuesta no está en el recorte de derechos ni en la demolición de los servicios públicos, que nos debilitan en nuestra competitividad de hoy y del futuro. Estamos al lado de los trabajadores y de los parados, y también de quiénes crean empleo en Castilla y León. Defendemos el modelo de crecimiento con derechos y bienestar que ha caracterizado a Europa durante muchas décadas. Son urgentes las políticas de estímulo de la economía y el empleo y, en Castilla y León, el apoyo a la agricultura y la ganadería con una PAC que equilibre y proteja su posición en los mercados y facilite la incorporación de los jóvenes.

Sanidad universal, escuela pública y servicios sociales para toda la ciudadanía, son nuestra seña de identidad y nuestra bandera política que se une, en nuestra tierra, a la necesidad de que se garantice el acceso equitativo a las infraestructuras y servicios públicos básicos en todo el territorio, en cada pueblo, cuyo ayuntamiento es para nosotros un activo institucional para luchar contra el paro y el abandono que empobrece los territorios.

Nuestra Comunidad tiene abundancia de recursos estratégicos para competitividad y el crecimiento sostenible en la sociedad del conocimiento: territorio, agua, energía, un patrimonio natural y cultural inigualable, una diversidad que nos enriquece y un acervo histórico que nos da una identidad abierta al mundo, hoy globalizado. Pero sobre todo tenemos una juventud bien formada en universidades muy competitivas, cuya capacidad de innovación debemos fortalecer al servicio de todos.

Castilla y León merece la pena. El éxito del PSCyL-PSOE solo es posible en esta Comunidad con el éxito de Castilla y León como proyecto colectivo. Esta identidad de intereses es el punto fuerte que tenemos que hacer visible cada día, con hechos que vayan construyendo un discurso que tiene que estar no en nuestra voz, sino en la de la ciudadanía.

Carlos Martínez Mínguez

Secretario General del PSOE de Soria

Alcalde de Soria

A %d blogueros les gusta esto: